¿Cómo contabilizar los anticipos a clientes?


Los anticipos a clientes representan la cantidad de dinero que la empresa cobra de forma adelantada a un cliente por la compra de un bien o servicio que será entregado en un determinado tiempo. El dinero entregado en adelanto puede corresponder a la totalidad de la compra o a una parte de esta.


Contablemente, contrario a lo que podría creerse, el anticipo a clientes no constituye un activo. En el momento en que la empresa recibe un anticipo por un bien o servicio que se entregará en el futuro adquiere un compromiso con el cliente, motivo por el cual debe figurar en el pasivo corriente del balance de situación.


Al entregarse el producto al cliente se debita el pasivo y se acredita el inventario de donde se le da salida.


Es importante tener en cuenta que para que un pago por adelantado pueda reconocerse contablemente como anticipo, este no puede corresponder a una obligación efectiva o consumada. Es decir, si el producto o servicio es entregado en el mismo momento en que el cliente hace el pago, sea parcial o total, este intercambio debe reconocerse desde el principio como una venta.

2 vistas0 comentarios