¿Podemos decir que hay empleados “tóxicos”?

Actualizado: hace un día



La palabra de moda ha llegado hasta los entornos más corporativos para referenciar a aquel empleado que con sus actos o actitudes afecta la armonía del grupo, distrae la atención hacia los objetivos comunes, indispone a sus compañeros o, incluso, obstaculiza el cumplimiento de tareas y el ejercicio de la organización.