¿Sabes qué son las razones de liquidez y para qué sirven?


Hoy en Softpymes queremos contarte a qué se refieren cuando te hablan de razones financieras de liquidez, requeridas en muchas ocasiones por bancos, proveedores u otros terceros cuando la empresa está interesada en adquirir una obligación financiera con alguno de ellos.


Las razones financieras de liquidez indican la capacidad que tiene una empresa para pagar sus pasivos en el corto plazo, para calcular dicha capacidad de pago se utilizan diferentes indicadores donde el punto principal de referencia son los activos corrientes de la empresa en relación con el pasivo corriente.


Los activos corrientes hacen referencia al dinero en efectivo con el que cuenta una empresa y todo aquel activo que pueda hacerse líquido (convertirse en dinero) en el corto plazo, como son las cuentas por cobrar, el dinero en el banco, las existencias y las inversiones financieras, entre otras.


El pasivo corriente, por su parte, representa todas las obligaciones financieras con las que debe cumplir una empresa en el corto plazo.


Existen diferentes razones de liquidez según los tipos de activos corrientes que tiene una empresa, algunos de ellos son:

  1. Razón de liquidez o razón circulante: este es el indicador más común de todos, en él se divide el activo corriente por el pasivo corriente. Si la razón de liquidez es menor a uno, difícilmente será aprobada una nueva obligación financiera, pues tener esta razón en negativo indica que la compañía no puede cumplir con todas sus obligaciones actuales en el corto plazo. Si, por el contrario, el indicador es superior a uno indica que la empresa está en la capacidad de cumplir con sus obligaciones en el corto plazo. Este indicador puede no resultar muy preciso dado que engloba todos los activos corrientes, los cuales no cuentan con la misma liquidez entre ellos.

  2. Capital de trabajo: indica con qué recursos cuenta la empresa para trabajar, incluyendo materias primas, pagos de salarios y otros. Para calcular el capital de trabajo de una empresa es necesario restar los pasivos corrientes de los activos corrientes. Al calcular el capital de trabajo obtendremos, no un índice sino un valor absoluto, el cual indicará si la empresa cuenta con los activos corrientes suficientes para operar. Si los pasivos corrientes son iguales o superiores a los activos corrientes se corre un alto riesgo de sufrir de iliquidez.

  3. Rotación de inventarios: Esta razón da cuenta de la velocidad con que la empresa es capaz de generar recursos a partir de la venta de sus inventarios. Conocer qué tan rápido se venden los inventarios, permite medir el tiempo que se tomará la empresa en generar determinada cantidad de dinero para cumplir con sus deudas. Para calcularlo se debe dividir el costo de mercancías vendidas sobre el promedio de inventarios.

Además de estos existen otras razones de liquidez como la rotación de cartera, la rotación de cuentas por pagar, entre otras, las cuáles será apropiado calcular según la empresa y el tipo de información que se requiera en su momento.