Seis errores comunes en el manejo de personal:

Actualizado: 26 sept 2021


Dentro de las competencias más valoradas en un cargo de liderazgo está la capacidad de manejo del personal, una habilidad que puede resultar innata o desarrollarse en la medida en que se va ganando experiencia en el liderazgo de equipos de trabajo. Acá te hacemos un recuento de los seis errores más comunes al momento de gestionar el personal:

1. Permitir excesos de confianza: cuando se ocupa cargos directivos, hacer amigos pasa a un segundo plano. No decimos que debas ser una persona seria, amargada y de ceño fruncido, pero sí que guardes los límites y evites los excesos de confianza con miembros de tu equipo. Los tratos aparentemente preferentes tienden a generar inconformidad y afectan el clima laboral.

2. Subestimar o sobreestimar a tus empleados: los dos extremos afectarán el buen funcionamiento de tu equipo, cuando menos precias las capacidades de un empleado afectas su rendimiento y cuando das a alguien más valor del que se merece crearás discordias. Se imparcial, reconoce objetivamente las capacidades de tu equipo, da herramientas al que no lo está haciendo bien y reconoce por méritos y sin favoritismos al que se lo merezca.

3. No ser claro en la delimitación de derechos y deberes: no es obvio que tu colaborador sepa cuáles son las funciones que debe cumplir. Desde el día uno indícale con claridad cuáles son sus derechos y deberes. Así sabrá desde el principio que se espera de él y no pensará que le estás pidiendo más de lo que se debe.

4. No supervisar al equipo ni hacer reuniones de retroalimentación: una de tus funciones principales es monitorear que todo vaya marchando como debe y hacer una retroalimentación oportuna a tus colaboradores. La falta de tiempo, las reuniones o los viajes recurrentes no pueden ser excusa para no estar al frente del curso que va tomando tu equipo, solo así podrás exigir resultados.

5. Pretender que hagan las cosas como tú: cuando lideras un equipo debes entender que estás tratando con diferentes puntos de vista y personalidades, por eso, el hecho de que las cosas no se hagan como tú las harías, no quiere decir que estén mal hechas. Si notas fallas interfiere y enséñales a hacerlo mejor.

6. Contratar amigos o familiares: es normal que quieras ayudar a tus seres queridos ofreciéndoles un puesto en tu empresa, pero este puede ser uno de los más grandes errores si no guardas la suficiente objetividad desde el momento de su contratación en adelante. Este tipo de contrataciones puede prestarse para abusos de confianza y favoritismos, generando inconformidad en el resto del personal.

Cuéntanos que otros errores has identificado en tu papel de líder y qué has hecho para corregirlos.

34 visualizaciones0 comentarios